¿Qué es un bebé prematuro?

Bebe prematuro

El bebé es prematuro cuando este no cumple ni sus 8 meses de gestación. Cabe destacar que el crecimiento del bebé durante el embarazo es relevante, sobre todo en las últimas semanas y meses de gestación del mismo, ya que estos determinan su desarrollo completo.

Los bebés prematuros debido a que no cumple con sus respectivas semanas, pueden llegar a pesar menos que un bebé normal, lo cual podría tener como consecuencia que el bebé sufra graves problemas de salud, porque sus órganos no están debidamente desarrollados, por lo que pueden presentar dificultad respiratoria, de visión, de audición y retraso en el desarrollo.

Además este llega a ser considerado prematuro cuando nace después de sus 37 semanas, pero su peso es inferior al que corresponde a su edad de formación.

  • Respiración de frecuencia rápida

  • Un peso menor de 2,5kg

  • Epidermis lisa, transparente y arrugada

  • Genitales poco desarrollados

  • Debido a la falta de grasa corporal, poseen un vello muy fino por todo el cuerpo

  • En general sus uñas son muy pequeñas

  • Bajas temperaturas corporales

  • Debido a su piel transparente se pueden apreciar algunas venas

  • Débil llanto

Estas son tan sólo algunas de las características más comunes en bebés prematuros. Por ejemplo los bebés prematuros, a veces se ven en medio de muchos apuros de salud, ya que por lo general su sistema de defensas no se encuentra completamente desarrollado, entonces presentan conflictos para luchar contra bacterias y gérmenes. Hasta pueden llegar a contraer infecciones que incluye neumonía, sepsis (infección bacteriana en el torrente sanguíneo) entre otra.

Por lo tanto Los bebés prematuros, requieren de mucha atención médica y cuidado por lo que quizás requiera que este se mantenga más tiempo en la clínica, para que luego puedan completar el normal funcionamiento de todos sus órganos sin intervención médica.

¿Cómo cuidar al bebé prematuro?

Sin duda querrás cuidar a tu bebé de la mejor manera, por lo que se recomienda que hables con los expertos en salud y vean si el bebé está en condiciones para irse a casa.

El médico permite que el bebé deje la clínica, si posee un peso de por lo menos 4 libras y que además pueda mantenerse calentito sin ayuda de aparatos médicos, también que pueda respirar por si solo y acrecentar su peso metódicamente.

Una vez tengas a tu bebé en casa, es recomendable hacer ciertas cosas para su cuidado, es importante que la madre y los miembros del hogar mantengan un buen higiene, es decir tener las manos bien limpias y desinfectadas antes de levantar o cargar al bebé y preservar su dormitorio limpio.

El ambiente también es fundamental, ya que el bebé prematuro no cuenta con mucha grasa corporal, de manera que se le debe colocar vestimenta que sea adecuada para ayudarle a regular su temperatura, además su dormitorio debería estar entre 21 y 24 grados.

En lo que respecta a cómo sustentar al bebé, amamantarlo es la mejor forma de hacerlo, sobre todo si el bebé es precoz, gracias a esto contribuirá al fortalecimiento de sus defensas. Además estos bebés necesitan alimentarse con mucha más frecuencia, se sugiere que unas ocho o diez veces al día, así podrán obtener el peso requerido para ellos.

Algo muy importante, es que estos bebés reciban la vacuna que le corresponden, por otro lado los recién nacidos suelen ser muy dormilones y en el caso de los adelantados es más común. En lo que se refiere a las visitas, se sugiere que no toquen al bebé mucho ni lo cojan de brazo, deben protegerlos de los virus y resfriado.

Además de todo lo mencionado, también es importante que estimules a tu bebé para así facilitar la formación y maduración de su sistema nervioso, por lo que los padres deben hablarle suavemente, cogerlo de los brazos y jugar con ellos, por último no debes olvidar llevar al bebé a su control médico.

Síntomas de un parto prematuro

Ante los indicios de un parto prematuro, es importante que recurras a tu doctor, ya que si actúas a tiempo es posible que puedas detenerlos y que así él bebe siga desarrollándose hasta su fecha pautada de nacimiento o esté listo para nacer. Los indicios más comunes son:

  • Aumenta la continuidad de las contracciones

  • Dolor constante en la área baja de la espalda

  • Sangrado vaginal

  • Expulsión del tapón mucoso

  • Abertura de bolsa amniótica

  • Aumento y cambio del flujo vaginal

  • Experimenta sentimientos de temor e inquietud

Ante estos indicios de parto prematuro debes mantenerte hidratada, ya que al beber agua aumentará la extensión de sangre en el organismo y la deshidratación hace lo contrario, lo disminuye aumentando así el agrupamiento de Oxitócica (hormona responsable de las contracciones uterinas).

En caso de que observes escapatoria de líquido por la vagina, deberás acudir al doctor, donde el médico podrá evaluar la condición del bebé y podrá recetarte una medicación (tocolítico) para así detener la labor de parto.

Es imprescindible que asistas a todos tus controles médicos prenatales de manera regular, ya que estas disminuyen la probabilidad de que el bebé tenga un nacimiento precoz, por lo que es indispensable que asistas a todas tus citas desde el comienzo del embarazo.

Medicamentos de uso profesional que se utilizan durante el parto precoz:

  • Corticosesteroides prenatales: Este se emplea para la aceleración de la maduración pulmonar del feto. También ayudan a reducir las probabilidades de que su bebé tenga ciertos problemas de salud al nacer.

  • Antibióticos: Estos eliminan las infecciones causadas por bacterias; estas ayudarán a prevenir infecciones en usted y su bebé.

  • Tocolíticos: Estos detienen o reducen las contracciones de parto, pueden demorar el trabajo de parto y esa demora, puede darle tiempo de hacer el tratamiento con ACS o poder llegar a un hospital con unidades de cuidados intensivos neonatales, la cual es una sala para bebés en un hospital de recién nacido donde recibirán toda la atención médica requerida.

¿Cómo evitar un parto prematuro?

Para evitar un parto prematuro y evitar encontrarte en esta situación, es importante el cuidado prenatal. Es decir, debes controlar tu peso, ya que las mujeres con sobre peso o muy poco peso tienen un peligro mayor de tener esta clase de parto, por lo que el peso recomendado durante el estado de preñez, por lo general es de 25 a 35 libras en el caso de las mujeres que comienzan el embarazo con un peso normal.

Así mismo deberás consumir ricos alimentos en Omega 3, aumentar también el consumo de ácido fólico y de hierro ya que la deficiencia de estos hace que aumente el riesgo de las mujeres embarazadas en partos prematuros, además de bajar la ingesta de vitaminas prescritas, lo que puede desembocar en distintos tipos de anemia, lo cual acelerará los procesos del parto.

Por supuesto deberás evitar el consumo de cigarro y alcohol, antes y durante el embarazo, ya que estos afectan en gran manera la formación del bebé y de su sistema nervioso. Además puede provocar en él anomalías en su formación de órganos.

Además de esto debes detectar los factores de riesgo, por lo que una visita al médico es lo mejor que puedes hacer, en especial para las mujeres que padecen de trastornos crónicos que pueden contribuir a un parto prematuro, como la diabetes y hipertensión arterial.

Es decir, es esencial que te hagas una evaluación médica con tu doctor en la primera visita, ya que las madres con mayor riesgo de parto prematuro, requerirán un control de embarazo más estricto. Para poder expulsar cualquier riesgo de tener este tipo de parto, en caso de su embarazo sea múltiple su cuidado debe ser mucho mayor.